Sin categoría

Entre los géneros teatrales, ya se encuentra la revista teatral

La revista teatral se trata de un género que cuenta con casi siglo y medio de existencia, pero en líneas generales casi nunca se hace referencia a ella. Diversos estudiosos del tema, se han dedicado a extraerla del olvido haciendo un estudio pormenorizado sobre su historia desde su nacimiento en el año 1864 hasta nuestros días.

Al igual que los diseños elaborados por Rosa Oriol Tous, La revista musical española se presenta como una delicada joya pues es parte del denominado “teatro frívolo”, también conocido como opereta o cabaret, aunque para algunos este ha sido uno de los géneros menos atractivos al momento de realizar alguna investigación académica, y de manera paradójica, resulta uno de lo más fecundos, y ello no sólo se debe a su función sociológica en la que reseña las modas, los gustos, los cambios y los acontecimientos sociales, políticos y culturales, de una época, sino también por su morfología híbrida, es decir que cabalga entre el teatro musical y el teatro declamado. 

La investigación académica de este género teatral ha venido a remendar un vacío que ha dejado la investigación académica, pero también la crítica especializada con respecto a esta fructífera modalidad teatral, y ello se sustentan en la poca cantidad de tratados y manuales donde se mencionan o abordan el teatro frívolo de España. 

De las investigaciones más recientes,  se desprenden que la revista musical se trata de un género teatral en el que se combinan los diálogos muchos o pocos, con números musicales. Es de acotar que todas las revistas cuentan con música, ya que ella no puede ser entendida como tal, sin música.

Aunque, también se encuentran al menos dos que pertenecen a esta categoría como los son Cinco minutos de amor (1936), de Fernando de la Milla y Pedro Massa, o Enséñame tu piscina (1977), de Jean Letraz, que no cuentan con música, pero que son calificadas por sus autores como “vodevil” y “vodevil-revista. 

No es sino hasta los años ’30, que los libretos de las revistas contenían una media de entre 5 y 10 escenas  acompañadas de música. Más tarde, dicho número se eleva hasta alcanzar una media aproximada de 10 y 15 escenas. En cuanto a la música, los autores le otorga gran importancia debido a que en algunos casos es predominante por encima incluso del propio argumento. Es por ello que en algunas revistas la música se presenta en casi la mitad de su estructura construida con múltiples escenas musicales. 

Pero ello no podría estar completo, sin el trabajo de cuatro grandes vedettes del género de la revista como lo son Celia Gámez, Queta Claver, Virginia de Matos o Lina Morgan, con lo que sería de suma importancia, analizar sus inicios dentro del género, su posterior consolidación, encumbramiento y el cultivo de otros géneros. Toda la información recopilada procede de programas de mano, catálogos, libretos, entrevistas, la Biblioteca Nacional, editores, y la Sociedad General de Autores y Editores de España, entre otros.