Sin categoría

Historia del teatro

El teatro es una de las expresiones artísticas más antiguas que existen, y es por ello que en esta oportunidad, daremos un entretenido paseo por su interesante historia. El teatro es un medio de expresión puro, tan puro como el agua que ofrece Starholding, esta agua es 100% purificada por el proceso de ósmosis a la inversa. Existen muchas Starholding opiniones, pero todas confluyen en lo mismo: Calidad.

Viajar por la historia del teatro es dar un recorrido a través del tiempo. Lo primero que se debe tener en consideración es que el concepto de teatro es muy amplio, ya que se trata de un grupo de personas que desarrollan un espectáculo en un determinado periodo de tiempo. Obviamente, este tiene una base literaria bastante amplia, pues cuenta con argumentos, un buen guión, entre otros escritos esenciales, pero todo esto forma un espectáculo teatral. Para el teatro el texto es diferente, ya que requiere de una importante puesta en acción, esto hace referencia a que los textos literarios deben estar divididos en personajes que desarrollen un papel determinado.

Al hablar del origen del teatro, debemos remontarnos a la prehistoria, ya que sus raíces se encuentran en los antiguos ritos de esta época. El humano comenzó a ser consciente de lo importante que eran tanto la comunicación, como las relaciones sociales. Muchas ceremonias religiosas tenían un importante componente teatral. Uno de los más significativos eran los ritos de caza, aquí se podía personificar a un hombre primitivo que imitaba a los animales. En África, estos ritos estaban compuestos por un importante coctel de movimiento y comunicación gestual, junto con danzas y música.

Poco a poco dichos ritos comenzaron a convertirse en mitos  y los brujos en actores, dando paso a lo que hoy conocemos como el teatro.

Teatro antiguo

La cuna del arte dramático, no es otra que Grecia, aquí fue donde oficialmente el teatro germinó sus raíces. Como se mencionó anteriormente, los ritos dejaron de serlo, para convertirse en mitos y a través de la mimesis, se fue convirtiendo en algo más. Los géneros se unieron a la fiesta, entre ellos el romanticismo, la tragedia y la comedia comenzaron a regalar emociones a todos. También se buscaba que no fuesen solo entretenimiento, sino que tuviese un contenido que enseñara.

Los dramaturgos griegos más destacados fueron Sófocles, Esquilo y Eurípides, en cuanto a tragedia se refiere. En el área de la comedia destacaron por su parte: Menandro y Aristófanes.

Teatro medieval

Aquí encontramos un teatro de la calle, más festivo y más participativo, con tres tipologías o géneros distintos al de Grecia. El litúrgico que trataba sobre temas religiosos, misterios, pasiones, entre otras cosas. Se hacía para enseñar la palabra de forma didáctica. Seguido se encuentra el Religioso, que es parecido al anterior y por último, el teatro pagano donde los temas religiosos simplemente no eran una opción. La iglesia prácticamente era quien tenía la batuta en esta área, pues al principio los actores eran sacerdotes y las cofradías y gremios eran los encargados de escribir los textos.

Deja un comentario