Sin categoría

Las mejores frases de amor del teatro

El amor y el teatro siempre han ido caminando por el mundo, juntas le dan vida a grandes obras. Dicen que toda buena obra, debe tener un toque de amor y otro poquito de desamor para ser perfecta. En esta oportunidad daremos un paseo por las frases más románticas de grandes obras de teatro, donde el amor es protagonista.

Estas frases fueron escritas por grandes dramaturgos, que se encargaron de darle vida a este precioso género literario. De los hechizos amor, nadie se salva, el amor es la fuerza más grande que mueve el mundo, por eso en las tablas se le representa con gran entusiasmo y ternura.

Ahora es sin más es momento de conocer las mejores frases de amor del teatro:

De la ópera prima de William Shakespeare, Sueño de una noche verano tenemos nuestra primera frase y es

“El amor no mira con los ojos, sino con el alma».

Al leerla podríamos darnos cuenta que esto es completamente real, el amor es una fuerza

que ve desde lo más profundo, desde nuestra alma, desde ahí se expande, nos inunda, nos toca y nos hace más fuerte o más débil, dependiendo de la fuerza con la que la sentimos.

El Abanico de Lady Windermere, de Oscar Wilde, es la obra de la que sacamos nuestra segunda frase:

“Pensé que no tenía corazón y resulta que lo tengo y no me favorece, de todas formas no va bien con los trajes modernos […] Los ideales son una cosa peligrosa. Yo prefiero las realidades. Hieren, pero son mejores.»

El amor es una verdad, la verdad absoluta y la más bella, el amor no obedece a otra fuerza más que a sí misma, no ve distingos sociales, solamente ve a través de la bondad y de sentimientos que nacen de él, no hay odio cuando se ama, no hay miedo cuando se espera desde el amor.

Calderón de la Barca, en su obra “La vida es un sueño”, nos muestra nuestra tercera frase:

Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”

El frenesí de la vida, no es igual, si no hay amor, el amor es parte fundamental de la alegría de vivir, aunque no nos guste, el amor nos hace libres, nos une, nos enseña, nos libera de todo aquello que nos ata a la soledad, el amor es todo y a la vez es nada, el amor es un sueño y los sueños, sueños son.

Shakespeare ataca de nuevo, esta vez con una de sus obras más famosas Romeo y Julieta, nos sorprende con la siguiente frase:

“Conservar algo que me ayude a recordarte sería admitir que te puedo olvidar”

Muchas veces cuando amamos, pensamos que el amor será para siempre, pero el amor al igual que los más deliciosos vinos tiene un fin, al soltar los recuerdos estamos admitiendo a nosotros mismos qué podemos olvidarlo todo, que aunque amemos ahora podemos soltar ese amor y dejarlo libre, dejarlo ir, que ya no dañe, ni moleste, que el amor  se vaya y que nunca más vuelva a lastimar.