Sin categoría

Las obras teatrales y su clasificación

Hablar de una obra de teatro es hacer referencia a una producción literaria que ha sido  redactada a manera de guión por el autor. Esta es interpretada por actores quienes se encargan de personificar los papeles que son descritos en la obra. En el transcurso del tiempo, las obras teatrales se realizaron con distintos motivos entre ellos entretener, dar risa, protestar, entre otros. En el escenario donde es ejecutada la obra, quienes se encargan de posicionar al espectador en el lugar en donde se efectúa la misma son la escenografía, el vestuario y los atuendos. 

Tipos de obras de teatro 

Obras de teatro infantil: su fin es llevar entretenimiento al público infantil, sobre todo a niños pequeños. Dentro de sus guiones se incluyen personajes que se usan para divertir y hacer reír. Sus intérpretes cuentan generalmente con un vestuario colorido, y en muchas de estas obras también participan los niños. 

Obras teatrales al aire libre: son comúnmente parte del “arte callejero” donde la escenificación, los personajes y el escenario se conforman como parte de la improvisación. Este es un teatro que casi nunca cuenta con un guión escrito, y es por ello que la obra va cambiando a medida que transcurren sus presentaciones. 

Obras de teatro de títeres: tiene como intención primordial entretener por medio del uso de personajes que son movidos por el titiritero. En líneas generales este es un teatro que se encuentra dirigido al público infantil. Por medio de dichas presentaciones se realizan historias de todo tipo, pero suele ser común que estas sean cómicas. 

Obras de teatro pedagógico: generalmente los intérpretes son personas que están capacitadas en la materia que se pretende transmitir ya que su intención se centra en educar. De este modo, y a partir de la diversión, los conceptos que no son tan sencillos pueden ser comprendidos de manera más fácil y queden aprendidos. 

Obras de teatro mímico: su intención es captar la atención del público a partir de la ausencia de sonidos. De este modo, los intérpretes, que comúnmente se denominan mimos, ejecutan actuaciones partiendo de gestos algo exagerados y con diversos  movimientos con el cuerpo. Este es uno de los tipos de teatro más difíciles de actuar, y ello se debe a que el espectador debe realizar una correcta interpretación de los movimientos y de este modo poder comprender de forma correcta la obra. 

Obras de teatro dramáticas: Sus inicios podemos encontrarlos en la época de los griegos. En él se aplica la desdicha de los personajes con el fin de entretener al auditorio. Puede sub clasificarse en Obras de teatro trágicas: siendo este un tipo teatral donde los personajes deben enfrentarse a situaciones que son realmente trágicas o quizás con problemas que muchas veces terminan bastante mal. La intención de este tipo de teatro es entretener a partir del suspenso o del miedo. Generalmente se sitúa en lugares tenebrosos, con criaturas malignas o situaciones poco comunes para la gente. 

Obras de teatro de comedia: en ellas los personajes se valen de algún defecto, falencia, caídas, entre otros a fin de montar ciertas situaciones para divertir al público ya que su intención principal recae en el hecho de causar risa y divertir a los espectadores.