Sin categoría

Las técnicas del teatro pueden también ser útiles para cualquier otra materia

Cuando se hace teatro, se echa mano de una de las herramientas más completas y complejas, sobre todo si se trata de los docentes. En muchas oportunidades se escucha decir a profesores que no hacen mucho teatro en su clase, o bien que su profesión es puro teatro.

Y si se ve de forma objetiva, tales afirmaciones son ciertas ya que cada día deben exponerse ante un público que es bastante exigente, controlando sus emociones, manteniendo una postura idónea, adecuando su voz, concentrándose y consiguiendo la concentración de su público, creando un clima adecuado y transmitiendo un mensaje que debe llegar y ser duradero. Entre las técnicas recomendadas encontramos:  

Relajación: un factor que debemos siempre considerar es la edad de los estudiantes, su revolución hormonal, los exámenes entre otros elementos que hacen que pueda acudir al aula un tanto nerviosos o alterados. En tal sentido, nosotros mismos podemos acusar el estrés muy a menudo.

Para mejorar tal situación, lo primero que se recomienda es crear un clima que sea adecuado. Podemos bajar un poco las persianas o la luz, aunque no en su totalidad, luego se coloca una música relajante, chill-out, por ejemplo, o buscar en Youtube “música japonesa para relajación”.

Activación: en múltiples oportunidades, la actitud de los adolescentes suele ser contraria a la que anteriormente se describió, pues se encuentran cansados, abúlicos, y sin ganas de nada haciendo más complicada la idea de motivarlos a realizar cualquier actividad dentro del aula.

Si se emplean unos cinco minutos de la clase para hacer un ejercicio que logre activarlos, en el transcurso de la hora podrán trabajar más. Inicialmente puede parecer una pérdida de tiempo, pero hará que mejore el rendimiento y se aproveche más la sesión.

Concentración: para cualquier actividad de aprendizaje esto resulta la piedra angular, conseguir que los estudiantes se concentren en su tarea. Podemos encontrar gran variedad de técnicas con las que se puede trabajar la concentración, y que pueden ser aplicadas de manera simultánea en distintas materias. Gracias a este tipo de técnicas, relajación y activación combinadas, se puede mejorar la atención del grupo.

Memorización: en el transcurso del tiempo se ha pasado de un estudio en su totalidad memorístico a uno en donde se eliminó completamente la memoria como recurso de aprendizaje. Tomando en consideración que los extremos de una u otra forma son antipedagógicos, el estudiante debe comprender los textos que lee, pues es necesario que memorice determinada información sin la cual no puede avanzar en el aprendizaje de las diversas materias.

Vocalización: es una situación bastante común en los alumnos y también en los adolescentes, la tendencia a vocalizar lo mínimo posible, lo que hace de sus discursos lo menos entendible posible. Si logramos que estos mejoren su vocalización y expresión oral, entonces habrá ganado bastante.

En el teatro se pueden encontrar gran variedad de técnicas que pueden ayudar a que los estudiantes mejoren en este aspecto que resulta esencial tanto para su vida académica, como para sus relaciones personales e incluso, su futuro profesional.