Sin categoría

Lo que no te dicen cuando estás en una escuela de teatro

Una vez que obtenemos un diploma de haber estudiado teatro, nuestra expectativa de aboca a pensar que estaremos asediados por los castings para participar en papeles importantes. Pero lo que obviamente desconocemos, es que existe un lado oscuro en el «negocio» del cine y de la televisión que a nadie le explican, por lo que toca modificar la perspectiva, adquiriendo mucha humildad y elaborando un plan de acción.

Esta es la lista de las cosas que olvidaron decirnos cuando estudiábamos en la escuela de teatro:

No eres especial

Posiblemente llegaste a recibir alguna ovación o aplausos efusivos de tus compañeros, pero no por eso eres la estrella. Debes compartir la sala de castings con personas que no han tenido alguna formación, que nunca asistieron a una sola clase de interpretación y que, sin embargo, cuentan con representantes de prestigio. Todos van por lo mismo, con diploma o sin él.

¿Un negocio? Si, actuar también se trata de un negocio

Sabemos que ser buen actor es una cosa, y otra distinta es ser un actor «inteligente». Dentro de las escuelas de teatro se busca «hacer arte», mientras que en el mundo real, lo que se busca es «hacer negocio». En consecuencia, nadie llegará a tu puerta para rogarte que actúes para ellos. El esfuerzo queda de tu parte, por lo que tendrás que ser capaz de combinar tu talento artístico y tu astucia empresarial si lo que quieres es ganar dinero dedicándote al teatro y mantenerte.

El papel protagónico en Hollywood no está a la vuelta de la esquina

Si, estamos seguros de que fuiste el protagonista principal en todos los trabajos de la escuela gracias a lo maravilloso que eras. Pero ahora tienes un lugar al final de la fila. Debes considerar que la realidad es que no te audicionarán para esos papeles regulares de las series si antes no has acumulado ciertos trabajos en televisión. Eso podría llevar años y además necesitar de un trabajo de supervivencia donde la paciencia es la clave.

Cuentas con un «perfil»

Y no se trata del de tu rostro, sino del que interpretas cuando por ejemplo, los personajes doblan tu edad, o son de otras etnias, incluso cuando te atreves a cambiar de género. Los mayores comercios de la televisión dan un rango de edad de cinco años, pertenecer a una etnia concreta y presentar un «perfil» específico que te definen.

Debes tener gran dominio de la sala

Cuando se trata de cine y televisión, podrías ser un impresionante actor, pero no verte así en los castings. O quizás un actor horrible, pero maravilloso, confiado y cautivador en los castings. Lo ideal es ser «bueno en la sala», aprendiendo el fino arte de hacer castings (mirar a los ojos, adaptarte, leer en frío, trabajar a contrarreloj), ya que está es la puerta de entrada para conseguir el trabajo y lograr que los directores de casting «confíen» en ti.

«Sólo debes soltarlo»

La esencia se encuentra en aprender a actuar ante las cámaras. Eso posiblemente es lo más importante, pues la mayoría de los directores de casting de televisión y cine tan solo te dirán cosas como «sólo suéltalo» y «hazlo de forma natural», o «no actúes, solo di tus frases». Cosa que se contrapone a lo que has estudiado. Economiza tus gestos, sé sutil con tus emociones y utiliza tus ojos. Sólo piensa y siente, en vez de mostrar.